Minicunas

Son la solución ideal para practicar el colecho con el bebé desde recién nacido ya que son de tamaño más reducido que una cuna clásica y permiten acoplarse a la cama de los padres mediante diferentes sistemas de anclaje, quedando ambos colchones a la misma altura. Son pues, perfectas para iniciarse en el colecho respetando el espacio del peque, que duerme en su propio colchón desde recién nacido, pero con la particularidad de estar siempre más cerca de su madre que en una minicuna clásica.

Fa...

Son la solución ideal para practicar el colecho con el bebé desde recién nacido ya que son de tamaño más reducido que una cuna clásica y permiten acoplarse a la cama de los padres mediante diferentes sistemas de anclaje, quedando ambos colchones a la misma altura. Son pues, perfectas para iniciarse en el colecho respetando el espacio del peque, que duerme en su propio colchón desde recién nacido, pero con la particularidad de estar siempre más cerca de su madre que en una minicuna clásica.

Facilitan la lactancia nocturna desde su nacimiento porque el niño está a muy pocos centímetros de su mamá, por tanto reducen los berrinches, los llantos y el estrés cuando tiene hambre de noche, sin necesidad de que ninguno de los dos se tenga que levantar y se desvele. Propician que el vínculo entre madre e hijo aumente una vez se ha dado a luz, ya que él siente la cercanía y la protección de su mami mientras duerme en todo momento, casi de la misma forma que cuando estaba en el vientre materno. Favorecen la sincronización del sueño entre madre e hijo, lo que mejora notablemente la calidad del mismo en ambos casos y por extensión, del papá.

Por lo general, las mini-cunas colecho rondan los 80 o 90 cm de largo, éste es el tamaño original y son perfectas para los primeros 6 meses del bebé, pero muchas de ellas (según marca) pueden ir creciendo con el peque, ya que permiten el acople de otras piezas convirtiéndolas en cunas de mayor tamaño o permiten bajar el colchón de la minicuna de forma que cuando los niños son capaces de ponerse de pie la barrera previene posibles caídas. Dependiendo del fabricante, tienen sistemas de anclaje distintos para adaptarse a las necesidades de los padres o a las características del somier y el colchón que utilicen. Son por lo general muy fáciles de acoplar y por supuesto ofrecen siempre la máxima seguridad y confort para total tranquilidad de padres e hijos. En su mayoría, disponen de ruedas para poder acoplarlas, desacoplarlas e incluso moverlas sin dificultad de una habitación a otra y, debido a su tamaño reducido, son fáciles de transportar.

Existen diseños para todos los gustos e incluso algunas tienen piezas personalizables en cuanto a color y material, como maderas tratadas o lacados en diferentes tonalidades, poniendo más fácil si cabe elegir la que mejor se adapte a los padres y sus preferencias. Además, suelen disponer de bonitos juegos de sábanas y protectores (compatibles según marca) para que las primeras noches que el bebé recién nacido pasa fuera del vientre de mami, se pueda sentir especialmente a gusto en su propio espacio pero muy cerca de ella.

Más

Hay 7 productos.

Mostrando 1 - 7 de 7 artículos
Mostrando 1 - 7 de 7 artículos