Información

Ofertas especiales

Mochilas Portabebés

La mochila ergonómica es el portabebés más fácil de utilizar y a lo que más familiarizados nos encontramos por ser similar a las mochilas habituales, ya que simplemente se abrocha el cinturón, se coloca al bebé, se ponen los tirantes, se ajusta... ¡y listo!

En las ergonómicas el niño va sentado con su culito hundido y las piernas abiertas en posición de “ranita”, esto permite que los huesos de su cadera y la articulación de la misma se desarrollen correctamente y su propio peso se distribuya ...

La mochila ergonómica es el portabebés más fácil de utilizar y a lo que más familiarizados nos encontramos por ser similar a las mochilas habituales, ya que simplemente se abrocha el cinturón, se coloca al bebé, se ponen los tirantes, se ajusta... ¡y listo!

En las ergonómicas el niño va sentado con su culito hundido y las piernas abiertas en posición de “ranita”, esto permite que los huesos de su cadera y la articulación de la misma se desarrollen correctamente y su propio peso se distribuya adecuadamente sobre sus corvas, evitando puntos de presión. Igualmente la columna vertebral del bebé se mantiene curva, algo fundamental en su desarrollo y que mejora ostensiblemente su posición con respecto a otros sistemas de porteo no ergonómicos e incluso a la de la silla y capazo. En las mochilas portabebés el niño siempre va sentado muy pegadito al porteador y mirando hacia él (nunca de espaldas a quien lo lleva).

Una mochila portabebés permite al niño descansar, adquirir la temperatura corporal de su madre, dormir, alimentarse y satisfacer la mayoría de necesidades físicas (favoreciendo incluso hacer caca, por la posición). Pero también desde el punto de vista cognitivo es muy positiva porque lo abre un sinfín de posibilidades de experimentación tanto visuales, táctiles y sonoras que le ayudan a la mejor y más rápida comprensión de su entorno, lo que le resulta difícil desde un capazo o silla.

En cuanto a los beneficios para el porteador, cabe decir que el peso del bebé se reparte entre los dos hombros hasta la cadera, por lo que no sólo es muy cómoda, sino que protege los riñones, los trapecios y la espalda, mejorando su postura con respecto a otras formas de desplazamiento del niño (a pulso principalmente y también empujando una silla).

No todas sirven desde el nacimiento hasta niños mayores. Es por ello que es aconsejable prestar especial atención a la hora de elegir la opción más apropiada para nuestra familia y siempre llevar a los hijos en un portabebés adecuado a su edad y su etapa de desarrollo.

Más

Hay 26 productos.

por página
Mostrando 1 - 12 de 26 artículos
Mostrando 1 - 12 de 26 artículos